3.4. El Modelo de la Arquitectura Emocional

Necesidades

Toda conducta está originada por la necesidad de satisfacer una necesidad o, dicho de otro modo, aliviar una carencia. En este sentido, Maslow definió perfectamente la jerarquía de las necesidades humanas, diseñando el siguiente modelo piramidal:

Los seres vivos a los que llamamos inteligentes no existen suspendidos en el limbo esperando que alguien les pregunte para responder.

Por el contrario, tienen unas necesidades para poder sobrevivir, tales como alimentarse, respirar, etc. Y es en la consecución de esas necesidades donde cobra sentido una función como la inteligencia. Recordemos que la inteligencia se define como «la capacidad de adaptación al medio», por lo tanto, cuando no existe una necesidad de adaptarse, de sobrevivir, no puede haber inteligencia.

Así, a la hora de configurar la inteligencia de Ameba, el primero de nuestros Emobots, generamos unas necesidades básicas. El esfuerzo para satisfacer dichas necesidades determinaría (entre otras variables) el estado emocional de Ameba.

En una primera fase, Ameba tuvo sólo dos necesidades: alimentarse y sentirse segura. Además diseñamos 3 emociones básicas con las que expresarse: tristeza, alegría, miedo (ira y asco no las incluimos de momento).

Ameba debía de ser capaz de percibir mensajes agradables o desagradables por parte de su interlocutor, y dichos mensajes le harían sentirse más o menos segura.

Mensajes agradables supondrían un mayor nivel de seguridad y alegría, y mensajes desagradables le harían sentir insegura y triste.

Esquema de programación de AMEBA

  1. Necesidades auto-ampliables: comida, seguridad
  2. Emociones auto-ampliables: tristeza, alegría, miedo.
  3. Percepción y comprensión: capacidad de discriminar entre expresiones de seguridad o de riesgo en base al tono de voz que use el interlocutor.
  4. Respuesta: capacidad de respuesta a través de 5 opciones de respuesta auto-ampliables: llanto, gesto de tristeza, gesto de alegría, sonrisa o risa.

Asignación de valores para las variables emociones

Batería

En primer lugar, a cada puntuación en los niveles de batería le asignamos unos valores en las variables emociones, del siguiente modo:

Batería 80-100%

Tristeza (0) Alegría (100) Miedo (0)

Batería 60-80%

Tristeza (6) Alegría (80) Miedo (10)

Batería 40-60%

Tristeza (15) Alegría (60) Miedo (40)

Batería 20-40%

Tristeza (24) Alegría (50) Miedo (50)

Batería 20-40%

Tristeza (30) Alegría (40) Miedo (60)

Batería 0-10%

Tristeza (46) Alegría (20) Miedo (90)

Seguridad

En segundo lugar, a cada puntuación en los niveles de seguridad, asignamos unos valores en las variables sentimientos, del siguiente modo:

Seguridad 80-100%

Tristeza (0) Alegría (100) Miedo (0)

Seguridad 60-80%

Tristeza (6) Alegría (80) Miedo (10)

Seguridad 40-60%

Tristeza (16) Alegría (60) Miedo (30)

Seguridad 20-40%

Tristeza (26) Alegría (50) Miedo (40)

Seguridad 20-40%

Tristeza (36) Alegría (40) Miedo (60)

Seguridad 0-10%

Tristeza (66) Alegría (10) Miedo (90)